Autora: Cristina Martínez Laburta — Chief Legal Officer en ALASTRIA y docente Blockchain in Legal en IMMUNE Technology Institute

Empezamos el cuarto trimestre del año después de meses de un sinfín de vaivenes emocionales. Han sido tiempos complejos en los que hemos tenido que agudizar el ingenio y la creatividad, y en los que nos hemos dado cuenta de que la acción individual se ha convertido en esencial, en tanto que a todos nos corresponde liderar el cambio.

El COVID 19 ha acelerado los procesos de digitalización de las empresas y de los despachos de abogados. La seguridad jurídica y transparencia que aportan la tecnología blockchain resultan esenciales en este entorno de cambio y evolución hacia lo digital en el que nos hallamos sumidos. Esta tecnología disruptiva permite transacciones no manipulables registradas en bloques que se van encadenando a la red, dependiendo de su modelo de gobierno. La información se replica así en los diferentes nodos de forma simultánea de modo que cuanto mayor es la red, mayor es su resiliencia.

Así, con el objetivo de fomentar la generalización y el uso compliant de la tecnología blockchain, continúa viento en popa el desarrollo de la red “European Blockchain Services Infraestructure” (EBSI), gestada con el objetivo de apoyar la prestación de servicios públicos digitales transfronterizos con los más altos estándares de seguridad y privacidad. El objetivo es crear una red de blockchain público-permisionada que sea confiable y accesible de cara a respaldar los servicios digitales desplegados por actores públicos y, en el medio plazo, también privados. Desde EBSI se trabaja asimismo en el desarrollo de una Identidad Digital auto-gestionada a través del “European Self Sovereign Identity Framework” (ESSIF).

Son numerosas asimismo las iniciativas normativas europeas orientadas a la creación de un mercado digital líder a nivel mundial. Nuevas propuestas de regulación de la prestación de servicios digitales, la administración de justicia, la identidad o los activos digitales se hallan encima de la mesa de los Policy Makers.

Desde España, la Red T, promovida por los socios del ecosistema Alastria ha resultado clave en la generación de EBSI y ESSIF. Así mismo lo ha sido la labor del Comité Legal de Alastria, con su misión de generar confort legal en el uso de la tecnología blockchain. De alguna manera, Alastria y sus grupos de trabajo son el espejo al que miran desde Europa para construir esa red público-permisionada que permita liderar ese cambio en el mercado digital. Alastria lleva ya mucho camino recorrido construyendo futuro y su capacidad de influir en la construcción de esta Europa digital está resultando clave.

La Red T alberga ya importantes casos de uso de aplicaciones de contenido jurídico. Es el caso de Councilbox o de Boardchain, que permiten realizar todo el proceso de adopción de acuerdos por parte de órganos de gobierno de sociedades de forma integral, facilitando la adopción de acuerdos plenamente válidos e inscribibles en el Registro Mercantil. O de ClarkeModet, despacho de abogados especializado en propiedad industrial e intelectual, que ha desarrollado asimismo una aplicación que permite registrar información de manera confidencial y demostrar que no ha sido modificada. Asentify es otro claro ejemplo del uso de blockchain en el sector legal al permitir la gestión de los consentimientos y trazabilidad del uso de datos personales o cualquier otro dato dentro de un perímetro empresarial.

En fin, en ese entorno de cambio, toca también evolucionar el concepto, el rol y la responsabilidad del abogado, porque la innovación es una cuestión de personas. En esa evolución hemos de abandonar la perspectiva del letrado como centro de coste y empezar a creernos de verdad que somos estratégicos y esenciales en la toma de decisiones empresariales. Yo diría que el rol fundamental del abogado actual es encontrar la manera de que las cosas sean. Desde ahí, los abogados hemos de abrazar el conocimiento y el uso de la tecnología, acometer desde una perspectiva amplia el concepto de legaltech y por supuesto perder el miedo a ser creativos y hacer cosas nuevas. Debemos habituarnos a entender lenguajes y entornos diferentes, a incorporarnos a grupos de trabajo mixtos o híbridos y a ser parte de esa construcción de futuro, porque de otro modo nos quedaremos atrás.

Os animo a todos a ser parte de este cambio. Mucho es lo que puede sumar la tecnología blockchain en términos de procesos, transparencia y seguridad. Y como siempre, me despido recordando a Howard Gardner y su máxima: una mala persona no llega nunca a ser buen profesional.

The first Public-Permissioned Blockchain network in Spain and Europe with multisectorial associates. Alastria is a non-profit association.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store