Compliance, la “obligación poco conocida” que puede convertirse en una “realidad necesaria” usando blockchain

Por Antonio Pérez Ruth*
CEO de Makrim y Socio de Alastria

Cualquiera puede hacerse una idea de lo que significa el término compliance. Independientemente del sector en el que estemos, cuando escuchamos la palabra compliance, pensamos que hay que cumplir algo. Cuando leemos cosas como esta “…describe el objetivo que las organizaciones aspiran a alcanzar en sus esfuerzos para asegurarse de que conocen y toman medidas para cumplir con las leyes, políticas y reglamentos pertinentes…”, cabe preguntarse, ¿por qué “permitimos” el no cumplir?

El Artículo 6 del Código Civil Español dice que “La ignorancia de las leyes no excusa de su cumplimiento. El error de derecho producirá únicamente aquellos efectos que las leyes determinen.” Esto es un principio de Derecho que indica que el desconocimiento o ignorancia de la ley no sirve de excusa.

Image for post

Sin embargo, la realidad a la que nos enfrentamos es que existen multitud de casos en los que no cumplimos. Entre otros motivos porque incluso queriendo hacerlo bien es sumamente complicado por la diversidad de normas existentes.

Buceando en internet, podemos constatar que prácticamente hay un negocio intermediario para cada uno de los grupos de normas que hay que cumplir: legales, fiscales, laborales, contables, ecológicas, de diseño, producción, fabricación, etc. A nivel de gran empresa, grupo empresarial, corporación, etc. El tema parece ser más sencillo: el intermediario está al tanto de la legislación, ofrece y presupuesta sus servicios, la entidad lo valora y listo.

Este tipo de entidades poseen, por tanto, una ventaja sobre el resto, ya que, al menos, son informadas proactivamente y sólo depende de ellas la decisión de cumplir o no. Pero a nivel de autónomo o pyme, el intermediario es muy probable que ni siquiera llegue. Entre otros motivos, porque piense que ese autónomo o pyme no es un cliente rentable para él.

Por tanto, podríamos pensar que este tipo de entidades, tienen una clara desventaja competitiva ya que no sólo depende de ellos la decisión sino también el conocimiento de las normas a cumplir. Con la tecnología Blockchain y gracias a la red propuesta por Alastria, con su intención de cumplimiento con las normas y leyes españolas y su modelo de identidad digital, el compliance pasará a ser una “realidad necesaria”.

Image for post

De una forma muy resumida y general, podemos decir que una Blockchain es un registro notarial independiente y descentralizado de transacciones entre pares. Si a esto le añadimos la validez legal española, así como un modelo de identidad auto-soberana, tendremos el punto de partida ideal para conseguir el objetivo del compliance.

Sobre esta red, podemos desarrollar un sistema de compliance sencillo, eficaz y al alcance de todos. Dado que partimos de que vamos a tener reconocidas las identidades en la red, podemos crear una “lista de cumplimiento” con todas aquellas normas que debe cumplir la entidad jurídica en función del sector en el vaya a desarrollar su actividad. De esta forma, cuando una entidad jurídica se diese de alta, podría consultarlas de forma centralizada.

Evidentemente esto podría hacerse sin usar Blockchain, sin embargo, la ventaja que aporta esta tecnología es la posibilidad de dar un paso más: teniendo todas las identidades reconocidas, con su correspondiente lista de cumplimientos y dado que es una red notarial independiente, descentralizada y con validez legal, podemos integrar la certificación de cumplimiento de la norma.

Poniendo un ejemplo sencillo, podríamos hablar de un emprendedor de cualquier sector, que una vez se da de alta en el sistema, este le presente su lista de cumplimiento: legal, fiscal, laboral, contable, producción, fabricación, etc. Esta entidad jurídica va obteniendo sus certificaciones de su lista de cumplimiento conforme va realizando los trámites necesarios para su obtención. Esta certificación sería un “contrato inteligente” entre el organismo promotor de la norma y la entidad jurídica, que confirmaría dentro de la red y por el periodo temporal establecido, que la entidad está cumpliendo.

De este modo, a la hora de realizar cualquier transacción con cualquier entidad, cualquiera podría comprobar en la red el estado de cumplimiento de la otra parte: ¿está al día de sus obligaciones fiscales?, ¿posee seguro de responsabilidad civil?, ¿cumple la prevención de riesgos laborales?, ¿cumple la GDPR?, ¿cumple con sanidad?, etc.

Por tanto, a la pregunta de “por qué permitimos el no cumplir”, la respuesta ya no sería “porque es complicado”, de hecho estaría públicamente registrado, lo que nos permitiría un escenario en el que el cumplimiento no sería solo una realidad necesaria sino un sello de calidad, un elemento diferenciador y una ventaja competitiva de cara al resto, así como, que los organismos emisores de normas, pudiesen limitar las actuaciones de las entidades jurídicas que no cumplen, para minimizar la competencia desleal.
*Colaboración especial

The first Public-Permissioned Blockchain network in Spain and Europe with multisectorial associates. Alastria is a non-profit association.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store